ANSON, Texas – Conduciendo por Anson durante esta época del año, se notan ls típicos pacas de heno pintados. Si miras de cerca, verás esculturas hechas de cinta adhesiva y envoltura de plástico. Tanto las pacas de heno como las esculturas provienen de la clase de arte de la preparatoria de Anson.

La maestra de arte de la preparatoria de Anson, Krissy Vinson, dijo que primero encontró la idea de las esculturas de cinta en Pinterest. Ella dijo que los estudiantes tuvieron un proceso tedioso cuando se trataba de hacer las esculturas.

“Trabajaron en envolviéndose unos a otros en cinta transparente y luego en capas de cinta de embalaje y tienes que cortar esas capas y unir las costuras con cinta adhesiva”, explicó Vinson.

La clase de arte suele colocar los fardos de heno en la ciudad en octubre, pero debido al aumento de los costos del heno y la escasez, se les dijo que no recibirían las 30 pacas de heno anuales.

“Probablemente no estábamos comprando pacas de heno debido a la sequía y el heno es muy caro, así que encontré las esculturas de cinta”, dijo Vinson.

Una semana después de notar que no había pacas de heno en la ciudad, Larry Lytle, agricultor local y propietario de Ball Farms, llamó al maestro de arte y le dijo que donaría 12 pacas de heno después de ver de primera mano los desafíos que enfrentan los agricultores con la sequía.

“Los agricultores y ganaderos tienen que transportar heno desde cientos de kilómetros de distancia para encontrarlo. Aquí no tenemos mucha tierra de cultivo irrigada, así que si manejas de 100 a 150 millas, tienen el agua para que la cultiven. También son cortos porque todos los demás están buscando heno”, explicó Lytle.

Incluso si encuentra heno, Lytle dijo que el costo es casi el doble. El año pasado por esta época, una paca de heno promedio costaba entre 60 y 75 dólares. Ahora, ese mismo paca ronda esta a los 150 dólares. Al crecer en Anson, Lytle sabe cuán importantes son los proyectos creativos como este para los estudiantes.

“Siempre es increíble el talento que tienen esos niños. Ellos vienen con algo nuevo cada año. Cualquiera que conduzca sonreirá cuando los vea, ya sabes, la mayoría se sorprenderá de lo detallados que son”, expresó Lytle.

Los estudiantes estaban encantados de haber podido hacer ambos proyectos. Laramy Overby, estudiante de último año en la preparatoria Anson, dijo que la escultura de la cinta se trata de prueba y error.

“Pensamos que iba a ser un poco desafiante solo porque nunca antes habíamos hecho algo como esto, así que fue muy diferente y tuvimos que trabajar para solucionar algunos desafíos que tuvimos que enfrentar”, dijo Overby. “Pero quiero decir, fue muy divertido, realmente lo disfruté”.

Lytle dijo que está contento de haber podido ayudar a su comunidad y ahora las pacas de heno tendrán compañía en esta temporada navideña.